Los socialistas exigen a la Comisión medidas para evitar crisis como la de Thomas Cook

En la resolución aprobada hoy por la Eurocámara, PP, Ciudadanos y VOX han votado en contra de varias propuestas socialistas que pedían más derechos y garantías para los trabajadores.

Tras la quiebra de la turoperadora Thomas Cook, el Parlamento Europeo, con el pleno apoyo del Grupo Socialdemócrata, ha adoptado una resolución conjunta en la que insta a la Comisión a presentar con urgencia una legislación integral que no solo garantice los derechos de los trabajadores y los consumidores, sino que tome medidas para prevenir crisis como esta.

Sin embargo, en dicha resolución, PP, Ciudadanos y VOX han votado en contra de varias enmiendas socialistas que exigían más derechos y garantías para los trabajadores. Los tres partidos se han posicionado en contra de ampliar la legislación para proteger a los trabajadores en caso de insolvencia. Además, han rechazado solicitar a la Comisión Europea una Directiva para implicar a los trabajadores en cuanto a su derecho a la información y a la consulta, y otra propuesta que obligaría a las empresas a informar a los comités de empresa en caso de cierre. Asimismo, se han negado a pedir a la Comisión que saque adelante un paquete social para el sector de la aviación.

Isabel García, miembro de la Comisión de Transporte y del grupo de trabajo de Turismo en la Eurocámara, ha subrayado que la pérdida de conectividad y de múltiples puestos de trabajo a raíz de la quiebra de esta empresa “reafirma que los Estados Miembros se enfrentan a desafíos comunes también en el turismo y pone de manifiesto la necesidad de desarrollar una Estrategia Europea común para el Turismo”. 

La eurodiputada socialista ha insistido en la necesidad de “establecer mecanismos de prevención y gestión para proteger a los trabajadores, impulsar nuestras empresas y velar por la seguridad de los pasajeros”. Asimismo, ha reclamado una línea presupuestaria única para el turismo sostenible y que se revise la legislación para definir los derechos de los trabajadores en caso de insolvencia de la empresa, así como un paquete social del sector de la aviación.

Por su parte, Alícia Homs, miembro de la Comisión de Empleo, ha reclamado más poder de negociación para los trabajadores y trabajadoras, que se encuentran entre los más perjudicados. “Suelen ser los más vulnerables porque tienen menor capacidad de maniobra”, ha subrayado la eurodiputada.

En este sentido, Homs ha insistido en que la UE debe “reforzar los mecanismos de participación de los trabajadores en la gestión de procesos como una bancarrota”. Sólo con mayor participación en las negociaciones, ha dicho “conseguiremos que los trabajadores tengan condiciones más justas y una mayor seguridad financiera”.

Por último, Adriana Maldonado, miembro de la Comisión de Mercado Interior y Protección del Consumidor, ha puesto el foco en los consumidores, “un motor fundamental” para la economía de la UE. “Tenemos que asegurar que se pongan en marcha todas las herramientas posibles para dar soluciones a los consumidores mediante la legislación ya vigente”, ha señalado la eurodiputada.

Esta quiebra ha supuesto para España la cancelación de más de 400.000 viajes entre octubre de 2019 y marzo de 2020. Por eso, Maldonado ha pedido a la Comisión y al Consejo que “sean conscientes de que tenemos que aprender de esto para que no vuelva a suceder en el futuro”. Además, ha solicitado que se establezcan “mecanismos de alerta ex-ante para preservar en todo momento los derechos de los consumidores y que no se vean perjudicados ante estas circunstancias”.