Clara Aguilera pide que se prorroguen urgentemente las ayudas por el veto ruso a los alimentos procedentes de la UE

“Es fundamental que se incluyan las frutas de hueso y de pepita, que serán las más perjudicadas ya que están en plena campaña”.

procedentes de la Unión Europea, la vicepresidenta de la comisión de Agricultura del Parlamento Europeo, Clara Aguilera, ha pedido que se prorroguen urgentemente las medidas compensatorias del Reglamento Delegado 1031/2014

La eurodiputada socialista ha manifestado que “quedan 4 días para que finalice el reglamento de medidas excepcionales, y si no se toman decisiones urgentemente, puede ser fatal para los agricultores españoles, sobre todo para los productores de la fruta de hueso que serían los más perjudicados”.

Por ello, ha subrayado que “los socialistas en la Eurocámara hemos pedido al presidente de la comisión de Agricultura, Czeslaw Adam Siekierski, que en la próxima reunión (15 y 16 de julio) de debata esta cuestión con urgencia”. “La prórroga es necesaria para la fruta de hueso ya que España es el primer país que comienza la campaña y si las medidas se retrasan unos meses, ya será tarde”.

Asimismo, Clara Aguilera se ha comprometido con la Confederación de Cooperativas Agroalimentarias a hacer todo lo posible para solucionar el problema. “Los agricultores están indefensos, son los más perjudicados y necesitan nuestro respaldo”, ha concluido.

Seguir leyendo en la fuente original.


Aplicación de las medidas excepcionales contra el veto ruso

Se van a cumplir diez meses desde que la Federación de Rusia impuso el veto a la entrada en su territorio de ciertos productos agroalimentarios procedentes de la UE. Durante este período, la Comisión ha puesto en marcha una serie de ayudas y ha activado otros mecanismos de apoyo para los diferentes sectores.

¿Cuál es el resultado actual del gasto en las diferentes medidas puestas en marcha por la Comisión Europea para paliar el veto ruso y su distribución por países?


Crisis de precios en el sector de frutas y hortalizas por el veto ruso

El Reglamento sobre medidas excepcionales de ayuda a productores de frutas y hortalizas que establece medidas para hacer frente al veto ruso durante el primer semestre de 2015, está demostrando su ineficacia para reconducir mínimamente la mala situación del sector. Urge la ampliación a producciones que han quedado fuera, como la berenjena o el calabacín, y un incremento de cupos de las que se han incluido.

El mercado comunitario de frutas y hortalizas es hoy excedentario tanto por las exportaciones europeas que no pueden destinarse a la Federación de Rusia, como por la concentración de envíos de terceros países al mercado de la UE. La mala situación de esta campaña está generando graves pérdidas de renta a los agricultores de provincias españolas como Almería y Granada cuya economía está ligada al comercio hortofrutícola.

¿No cree la Comisión que urge ya el incremento de los precios de retirada de los productos afectados por el veto ruso y la inclusión de productos nuevos, como la berenjena?

¿Ha valorado la Comisión la posibilidad de autorizar, en el caso del tomate, el envío a transformación para su posterior salida para distribución gratuita, dado que se trata de una medida que ha funcionado bien para otros productos?

Respuesta (08/05/2015)

De acuerdo con los datos disponibles más recientes sobre los precios de las frutas y hortalizas, predomina la estabilidad en el mercado. Las retiradas del mercado están pensadas para que funcionen como red de seguridad, no como una salida alternativa permanente de productos. Además, se considera que los importes de las ayudas dedicadas a las retiradas del mercado, que se actualizaron en 2012, son apropiados.

Por otro lado, el Reglamento de Ejecución (UE) n° 543/2011 del Consejo permite a los Estados miembros fijar importes máximos de ayuda para otros productos, como las berenjenas.

El tomate para transformación se excluye de la ayuda prevista en el artículo 1, apartado 2, y el artículo 8, apartado 4, del Reglamento Delegado (UE) n° 1031/2014 de la Comisión porque el Reglamento tiene por objeto el tomate para consumo en fresco. Además, la prohibición no afecta a los productos de tomate transformado, que se siguen exportando a la Federación Rusa.