Persecución de los cristianos en el mundo, en relación con el asesinato de estudiantes en Kenia por el grupo terrorista Al Shabab

La resolución condena en los términos más enérgicos el ataque terrorista deliberado perpetrado por Al-Shabaab el 2 de abril de 2015, en Garissa, asesinando a 147 estudiantes universitarios e hiriendo a otras 79. Condenamos todas las violaciones de los derechos humanos, en particular cuando la gente se mata sobre la base de su religión, creencias y origen étnico.

La libertad de religión es un derecho fundamental y condenamos enérgicamente cualquier violencia o la discriminación por motivos de religión. He votado a favor de la resolución aprobada porque la violencia en Nigeria y Kenia revela que el terrorismo es una amenaza que requiere una solución global.

Los socialistas creemos que la UE debe promover la libertad religiosa y la tolerancia interreligioso y apoyar a Kenia y Nigeria para que aborden las causas profundas de la radicalización. Las bombas, atentados suicidas, la esclavitud sexual y otras formas de violencia y los secuestros cometidos por las sectas terroristas en África constituyen crímenes contra la humanidad.


Relaciones entre la UE y la Liga de los Estados Árabes, y cooperación en la lucha antiterrorista

He votado a favor de esta resolución porque el terrorismo representa una amenaza directa a todos los países y todas las personas, independientemente de su origen étnico, religión o creencias. Puede ser contrarrestado sólo por una alianza global, en plena conformidad con el derecho internacional, los valores fundamentales y las normas internacionales de derechos humanos.

Las medidas antiterroristas no deben ser objeto de abuso para reprimir la disidencia legítima, o violar los derechos humanos universales de las personas.

Para garantizar el control democrático y judicial adecuado, la resolución pide que el acuerdo firmado recientemente entre la UE y la Liga Árabe sobre cooperación antiterrorista se haga público. La resolución pide que se actúe sobre las causas profundas del terrorismo incluyendo cuestiones políticas y culturales y haciendo hincapié en la prevención y la desradicalización.

Por último, insta a mejorar la cooperación entre las partes para promover, proteger y defender los derechos humanos. También pide a los países árabes y los estados miembros de la UE que trabajen en pos de una mayor protección de las minorías religiosas en el mundo árabe y para dar pleno efecto a las directrices de la UE sobre la libertad de religión o de creencias.


Crisis humanitaria en Irak y Siria, en particular en el contexto del EI

Condeno contundentemente las violaciones sistemáticas de derechos humanos y los abusos cometidos contra la población de la región que se producen por parte del régimen sirio, ISIS y otros grupos yihadistas. La UE tiene que avanzar en una estrategia de seguridad contra el terrorismo yihadista que luche contra su financiación, el suministro de armas y el flujo de combatientes extranjeros transnacionales.

He votado a favor de esta resolución porque los conflictos latentes de Irak y Siria, junto con la violencia que está suponiendo en la región la amenaza de ISIS, están agravando una crisis humanitaria que requiere un mayor compromiso por parte de la Unión Europea. En cifras, más de 7,6 millones de sirios se han desplazado dentro del país y otros 3,8 millones han cruzado las fronteras hacia países vecinos, especialmente a Turquía. En 2014, en Irak se desplazaron más de 2,1 millones de personas y el ACNUR estima que cerca de 330.000 refugiados pasan el invierno en refugios inadecuados. La UE debe incrementar sus contribuciones a programas humanitarios en el marco de las Naciones Unidas y mejorar su cooperación con las organizaciones internacionales.


Medidas antiterroristas

He votado a favor porque el texto incluye una condena absoluta al terrorismo, fenómeno que no admite justificación alguna, así como nuevas medidas de persecución y castigo de los crímenes terroristas. Además, incluye medidas para fortalecer el marco legislativo existente de lucha contra el terrorismo para adaptarlo a las nuevas realidades desde la proporcionalidad y la necesidad, y siempre desde el respeto por las libertades públicas y los derechos fundamentales que rigen el Estado de Derecho.

La resolución pide una mayor cooperación entre las autoridades judiciales y policiales europeas en materia de lucha contra el terrorismo. Es una resolución muy sólida en materia de prevención, que aborda las causas profundas del terrorismo proponiendo medidas en el ámbito socioeducativo y en materia de «desradicalización» y fomento de una cultura de la tolerancia en Europa. La resolución hace un correcto ejercicio de equilibrio entre la dimensión de seguridad y el respeto por las libertades. Esa ponderación es un acto de responsabilidad política exigible ante un asunto tan serio como el terrorismo. La resolución ha puesto en valor la unidad de los demócratas para derrotar al terrorismo ante la amenaza que representa hoy para nuestra seguridad, nuestras libertades, y nuestro modelo de convivencia.