Pregunta parlamentaria sobre el etiquetado obligatorio del origen de la miel

Pregunta con solicitud de respuesta escrita E-005527/2018 a la Comisión.

Artículo 130 del Reglamento.

Clara Eugenia Aguilera García (S&D).

Asunto: Etiquetado obligatorio del origen de la miel.

La Directiva 2014/63/UE permite a los operadores etiquetar mieles con menos del 1 % de miel procedente de la UE como «mezcla de mieles de la UE» o como «mezcla de mieles no procedentes de la UE» sin precisar el origen del 99 % del producto. De esta forma, se induce a confusión y desinformación al consumidor, por un lado, y se impide al sector apícola europeo diferenciar sus producciones frente a las de terceros países, en los que no se exigen los mismos estándares de calidad que deben cumplir las europeas.

Esto ha ocasionado que los Estados miembros vayan «por libre» y que solo algunos obliguen a detallar el país de origen y su porcentaje en el etiquetado de la miel.

1) ¿Es consciente la Comisión de que la actual normativa no responde a las necesidades y expectativas, tanto del propio sector, en lo que se refiere a la valorización de su producto, como de los consumidores europeos, que reclaman información precisa sobre el país de origen del  producto?

2) ¿Piensa la Comisión modificar la llamada «Directiva miel» y corregir la falta de armonización sobre su etiquetado que actualmente existe en la UE?


ESE-005527/2018Respuesta del Sr. Hoganen nombre de la Comisión Europea(20.12.2018).

Como señala en la pregunta su señoría, y como indicó también la Comisión en sus respuestas a las preguntas escritas E-001836/2018, E-001416/2018, E-001198/2017 y E-002275/2016, la Directiva 2001/110/CE, relativa a la miel 1 , exige que se mencionen en el etiquetado el país o los países de origen en que se haya recolectado la miel. No obstante, si la miel procede de más de un Estado miembro o de un tercer país, dicha mención podrá sustituirse por las expresiones correspondientes «mezcla de mieles de la UE», «mezcla de mieles no procedentes de la UE» o  mezcla de mieles procedentes de la UE y de mieles no procedentes de la UE». Los consumidores de la UE que desean adquirir miel con una indicación precisa del país de origen, o miel procedente únicamente de los países de la UE tienen la posibilidad de decidir con conocimiento de causa basándose en las disposiciones en vigor sobre etiquetado.

La Comisión también desea subrayar que, aunque la Directiva 2001/110/CE no contiene disposiciones especiales sobre el porcentaje de miel procedente de diferentes orígenes cuando se utilice la etiqueta «mezcla de mieles procedentes de la UE y de mieles no procedentes de la UE»,
también se establecen normas de etiquetado en el Reglamento (UE) n.º 1169/2011 2 , sobre la información alimentaria facilitada al consumidor. De conformidad con el artículo 7, apartado 1, letra a), de dicho Reglamento, la información alimentaria no inducirá a error, «[…] en particular sobre las características del alimento y, en particular, sobre la naturaleza, identidad, cualidades, composición, cantidad, duración, país de origen o lugar de procedencia, y modo de fabricación o de obtención;». En el caso de que se comercializara en la UE miel con etiquetas engañosas, correspondería a las autoridades competentes de los Estados miembros realizar controles y tomar las medidas apropiadas.

Las disposiciones vigentes para la indicación del origen de la miel son suficientes y no existe ningún plan para regularla en mayor medida mediante la modificación de la Directiva 2001/110/CE.