Decisión sobre la apertura de las negociaciones interistitucionales sobre el régimen de ayudas para la distribución en los centros escolares de frutas y hortalizas, de plátanos y de leche y el mandato para las mismas

Señor Presidente, quiero, en primer lugar, felicitar a mi colega, el señor Tarabella, por el gran trabajo que ha realizado en este importante informe.

Me gustaría pedirle, ya que tenemos la oportunidad de estar con el Comisario y de estar presentes aquí ―lamento que no esté el Consejo―, el máximo apoyo para este programa: es muy importante para cambiar los hábitos de consumo y favorecer un consumo mucho más saludable. Yo sé que usted lo apoyará. Espero que el Consejo cambie su opinión en este aspecto.

Es muy importante centrarse, en mi opinión, en las frutas y hortalizas frescas. Queremos cambiar hábitos de vida, para que sean saludables, en los niños de seis a diez años. Por eso el producto fresco es prioritario.

Qusiera decir que me alegra también que entre las medidas educativas haya entrado un producto tan esencial en la dieta mediterránea como es el aceite de oliva o la miel.

Y, por último, decir que no me parece adecuado el criterio de reparto según criterios históricos. Aquí acabamos ya con los criterios históricos y vamos a ir realmente al número de niños por países. Esa es mi opinión.


Crisis de precios en el sector de frutas y hortalizas por el veto ruso

El Reglamento sobre medidas excepcionales de ayuda a productores de frutas y hortalizas que establece medidas para hacer frente al veto ruso durante el primer semestre de 2015, está demostrando su ineficacia para reconducir mínimamente la mala situación del sector. Urge la ampliación a producciones que han quedado fuera, como la berenjena o el calabacín, y un incremento de cupos de las que se han incluido.

El mercado comunitario de frutas y hortalizas es hoy excedentario tanto por las exportaciones europeas que no pueden destinarse a la Federación de Rusia, como por la concentración de envíos de terceros países al mercado de la UE. La mala situación de esta campaña está generando graves pérdidas de renta a los agricultores de provincias españolas como Almería y Granada cuya economía está ligada al comercio hortofrutícola.

¿No cree la Comisión que urge ya el incremento de los precios de retirada de los productos afectados por el veto ruso y la inclusión de productos nuevos, como la berenjena?

¿Ha valorado la Comisión la posibilidad de autorizar, en el caso del tomate, el envío a transformación para su posterior salida para distribución gratuita, dado que se trata de una medida que ha funcionado bien para otros productos?

Respuesta (08/05/2015)

De acuerdo con los datos disponibles más recientes sobre los precios de las frutas y hortalizas, predomina la estabilidad en el mercado. Las retiradas del mercado están pensadas para que funcionen como red de seguridad, no como una salida alternativa permanente de productos. Además, se considera que los importes de las ayudas dedicadas a las retiradas del mercado, que se actualizaron en 2012, son apropiados.

Por otro lado, el Reglamento de Ejecución (UE) n° 543/2011 del Consejo permite a los Estados miembros fijar importes máximos de ayuda para otros productos, como las berenjenas.

El tomate para transformación se excluye de la ayuda prevista en el artículo 1, apartado 2, y el artículo 8, apartado 4, del Reglamento Delegado (UE) n° 1031/2014 de la Comisión porque el Reglamento tiene por objeto el tomate para consumo en fresco. Además, la prohibición no afecta a los productos de tomate transformado, que se siguen exportando a la Federación Rusa.