Informe anual sobre la fiscalidad – Decisión adoptada en materia de política de transparencia fiscal

La Directiva sobre Intercambio Automático de Información entre Estados miembros aprobada en 2014 cubre intereses y dividendos en cuentas y beneficios procedentes de la venta de activos financieros. Sin embargo, no incluye las resoluciones fiscales (en su mayoría secretas) entre Estados miembros y multinacionales, que es lo que ha revelado Lux Leaks. La Comisión propone modificar la Directiva 2011/12/UE para extender este intercambio automático de información a los acuerdos fiscales. De este modo, este tipo de resoluciones de las administraciones fiscales en favor de empresas tendrán que ser comunicados automáticamente a todos los estados miembros y a la Comisión.

La propuesta tiene una retroactividad de diez años y no se podrá alegar secreto comercial o profesional para no proporcionar la información. Es una medida positiva y necesaria pero la propuesta actual tiene algunas debilidades: – La información intercambiada no será accesible por la ciudadanía. – La obligación de intercambiar se condiciona a un impacto transfronterizo de los acuerdos fiscales, lo que puede suponer una vía de escape. – La obligación solo afecta a personas jurídicas; personas físicas como actores o futbolistas de alto caché podrían firmar este tipo de acuerdos. – No se especifican sanciones en caso de incumplimiento de la obligación de intercambio.