Pregunta parlamentaria sobre las nuevas medidas que afectan a la flota voracera del Golfo de Cádiz

Pregunta con solicitud de respuesta escrita a la Comisión

Artículo 130 del Reglamento

Clara Eugenia Aguilera García (S&D)

Asunto: Nuevas medidas que afectan a la flota voracera del Golfo de Cádiz

Recientemente ha entrado en vigor un acto de ejecución que sitúa la talla mínima del besugo para el Atlántico Nororiental en 33 cm (anteriormente, talla mínima establecida en 25 cm). Dicha medida, tomada para promover la mejora del stock, tiene un importante impacto sobre la flota voracera del golfo de Cádiz, altamente dependiente de estas capturas y que ha visto cómo su cuota se ha reducido y además tiene que competir con otras flotas que faenan en este mismo caladero y no están sujetas a las restricciones mencionadas. Por otra parte, esta especie pasará a estar incluida en la obligación de desembarque muy pronto, lo que complica aún más la situación para los buques afectados.

– ¿Qué medidas ha puesto o va a poner en marcha la Comisión para que el peso de la recuperación del caladero no recaiga solamente en la flota comunitaria?

– Dado el fuerte impacto socioeconómico que tiene sobre la flota voracera, ¿tendrá en cuenta la Comisión los estudios que certifican la alta supervivencia de la especie?


Clara Aguilera busca una solución para la flota del besugo del Golfo de Cádiz

BesugoGrande
La eurodiputada socialista alerta sobre las nuevas normas que ponen en peligro la viabilidad de la flota voracera del Golfo de Cádiz.
La eurodiputada socialista Clara Aguilera pedirá una prórroga a la entrada en vigor del acto delegado que introduce el besugo en la obligación de desembarque para tratar de mitigar el impacto que dicha medida tendrá sobre la flota voracera del Golfo de Cádiz. El objetivo es que Bruselas tenga tiempo para evaluar los estudios científicos que certifican la supervivencia de la especie. En una pregunta parlamentaria a la Comisión Europea, Aguilera alerta sobre las nuevas normas que ponen en peligro la viabilidad de la flota voracera del Golfo de Cádiz.En su pregunta parlamentaria, Aguilera se refiere también a la modificación de la talla de captura, que pasa de 25 a 33 cm para el besugo en aguas del Atlántico Nororiental, homogeneizando así los requisitos en Atlántico y Mediterráneo, Aguilera explica que la puesta en marcha de esta medida junto con la de obligación de desembarque, “pone en peligro la viabilidad del sector”. La obligación de desembarque obligará a la flota a llevar a tierra todas las capturas, descontándose de su cuota y no pudiendo destinarse a consumo humano las que no alcancen la talla mínima.

Aguilera ha reconocido que “es necesaria una recuperación del stock y la puesta en marcha de medidas para restablecer la salud del caladero”. “Sin embargo, -ha añadido- el esfuerzo no puede recaer solamente en una parte del sector. La flota comunitaria que faena en estas aguas es altamente dependiente de estas capturas y el impacto socioeconómico pone en peligro comunidades pesqueras que viven exclusivamente del besugo y del atún”.

“Solicitaremos la prórroga de la entrada en vigor de la normativa que obliga a llevar a tierra la totalidad de las descargas para que se pueda demostrar la alta supervivencia de la especie”, ha anunciado Aguilera, quien exige medidas para que el peso de la recuperación del caladero no recaiga solamente en la flota comunitaria ya que “el caladero, sin embargo, se comparte con otras flotas que no están sujetas a la estricta normativa comunitaria”.

Asimismo, Aguilera hace referencia a los estudios que certifican la alta supervivencia de la especie y pide a la Comisión que lo tenga en cuenta a la hora de aplicar la norma.