Crisis humanitaria en Irak y Siria, en particular en el contexto del EI

Condeno contundentemente las violaciones sistemáticas de derechos humanos y los abusos cometidos contra la población de la región que se producen por parte del régimen sirio, ISIS y otros grupos yihadistas. La UE tiene que avanzar en una estrategia de seguridad contra el terrorismo yihadista que luche contra su financiación, el suministro de armas y el flujo de combatientes extranjeros transnacionales.

He votado a favor de esta resolución porque los conflictos latentes de Irak y Siria, junto con la violencia que está suponiendo en la región la amenaza de ISIS, están agravando una crisis humanitaria que requiere un mayor compromiso por parte de la Unión Europea. En cifras, más de 7,6 millones de sirios se han desplazado dentro del país y otros 3,8 millones han cruzado las fronteras hacia países vecinos, especialmente a Turquía. En 2014, en Irak se desplazaron más de 2,1 millones de personas y el ACNUR estima que cerca de 330.000 refugiados pasan el invierno en refugios inadecuados. La UE debe incrementar sus contribuciones a programas humanitarios en el marco de las Naciones Unidas y mejorar su cooperación con las organizaciones internacionales.