Autocertificación de los importadores de ciertos minerales o metales originarios de zonas de conflicto y de alto riesgo

He votado a favor de establecer un sistema obligatorio de trazabilidad de los minerales extraídos en áreas afectadas por conflictos, porque es la única vía para combatir de manera efectiva el nexo entre su comercialización y la financiación de organizaciones violentas armadas.

Hasta la fecha sólo el 4% de las empresas afectadas se han acogido a un sistema de certificación voluntaria para garantizar que los minerales con los que comercian y que llevamos en nuestros móviles, ordenadores y otros muchos productos que usamos a diario, no están manchados de sangre.

El Parlamento Europeo ha concedido el premio Sajarov al Dr. Mukwege, que ha atendido en el Congo a cerca de 40.000 de mujeres y niñas, a las que ha tenido que “recomponer” por las atrocidades a las que habían sido sometidas por los grupos violentos, y aboga por la obligatoriedad del sistema de certificación.

Aun así, el ponente, del Grupo Popular, ha defendido una regulación voluntaria porque “respeta y garantiza el funcionamiento de los mercados y crea un marco viable para las empresas”.

Frente a esto, los Socialistas defendemos “respeto y garantía de los derechos humanos y un marco viable para la dignidad de las personas”.