Pregunta parlamentaria sobre la necesidad de una prórroga del almacenamiento privado del aceite de oliva

Pregunta con solicitud de respuesta escrita E-003206/2020 a la Comisión.

Artículo 138 del Reglamento interno.

Clara Aguilera (S&D).

Asunto: Necesidad de una prórroga del almacenamiento privado del aceite de oliva.

La crisis continuada de los precios en el sector del aceite de oliva motivó la activación del almacenamiento privado el pasado mes de octubre. La incipiente recuperación de los precios, observada en febrero, se ha visto truncada por la crisis sanitaria de la COVID-19. Las perturbaciones en los mercados internacionales y el descenso en el consumo, debido al cierre del canal Horeca y a la contracción del turismo a nivel mundial, agravan aún más las consecuencias de los aranceles de los EE. UU. a las exportaciones españolas de aceite de oliva.

En este contexto, los precios inician una nueva tendencia a la baja ante la que hay que reaccionar con la máxima celeridad.

  1. ¿Está considerando la Comisión autorizar una prórroga del almacenamiento privado para el
    aceite de oliva, antes de que se agrave más la crisis del sector?
  2. ¿Es consciente de que, de no activar la medida, se daría al traste con los ya escasos resultados de las licitaciones iniciadas en octubre?

ESE-003206/2020.

Respuesta del Sr. Wojciechowskien nombre de la Comisión Europea(16.7.2020).

La Comisión es plenamente consciente de que el sector del aceite de oliva atraviesa una difícil situación, agravada aún más por la pandemia de COVID-19. Afortunadamente, hasta la fecha y en comparación con otros sectores, el consumo global de aceite de oliva se ha mantenido relativamente estable desde el inicio de la pandemia, y las exportaciones de aceites de oliva europeos a terceros países aumentaron un 10 % en la primera mitad de la campaña de comercialización 2019/2020 con respecto al mismo período de la campaña anterior. La situación, evidentemente, puede cambiar, y la Comisión seguirá atenta a la evolución del comercio.

La Comisión considera que sería prematuro poner en marcha un nuevo mecanismo de almacenamiento privado habida cuenta de las incertidumbres relativas a la próxima cosecha y las restricciones presupuestarias.

Por lo que se refiere al impacto sobre los precios, la Comisión cree que el anterior mecanismo de ayuda al almacenamiento contribuyó a estabilizarlos, a compensar las consecuencias de la crisis de la COVID-19 y a mantener las perspectivas de un alto volumen de producción para la próxima cosecha.

No obstante, la Comisión seguirá atenta a la evolución del mercado para estar en condiciones de actuar si resulta necesario.