Pregunta parlamentaria sobre el ataque a la libre circulación de mercancías en Francia

El pasado martes 17 de enero, un grupo de agricultores franceses destruyó 25 400 litros de vino procedentes de España en la autopista A-9 en el peaje de Gallargues, a unos 25 km. de Nîmes. La mercancía, proveniente de Chiva (Comunitat Valenciana), fue vertida a la carretera por un grupo de manifestantes.

Los Estados miembros, Francia en este caso, tienen la responsabilidad de adoptar todas las medidas necesarias y proporcionadas para garantizar la libre circulación de mercancías e impedir que determinadas acciones de particulares la obstaculicen.

  1. ¿Qué medidas piensa adoptar la Comisión con arreglo al Reglamento (CE) n.º 2679/98 en defensa del principio de la libre circulación de mercancías?
  2. Ante la reiteración de estos ataques, ¿tiene constancia la Comisión de que las autoridades francesas hayan adoptado medidas efectivas para eliminar estos obstáculos en su territorio y garantizar plenamente la libre circulación de mercancías?
  3. ¿Qué medidas va a exigir la Comisión a las autoridades francesas para garantizar que estos incidentes no se vuelvan a repetir?

————————————————————————————————

Respuesta de la Sra. Bieńkowska en nombre de la Comisión (3.3.2017).

  1. En el contexto del incidente mencionado por Sus Señorías, las autoridades francesas informaron a la Comisión sobre las medidas adoptadas conforme al artículo 3, apartado 2, y el artículo 4, apartado 1, del Reglamento (CE) n.º 2679/98[1]. Dichas medidas incluían el envío de fuerzas policiales a la zona y la apertura de una investigación, así como intervenciones específicas sobre el terreno para restaurar el orden público.
  2. A la vista de la información de que dispone la Comisión, el libre flujo de mercancías se restableció el 17 de enero de 2017 por la tarde sin nuevos incidentes.
  3. Como exige el Derecho de la Unión, la Comisión se puso en contacto con las autoridades francesas, pero la garantía de aplicación de las normas de la Unión en la práctica es competencia de los Estados miembros. Así pues, corresponde, en primera instancia, a los Estados miembros determinar qué medidas son necesarias y proporcionadas para facilitar la libre circulación de mercancías en su territorio en una situación dada.

[1]     Reglamento (CE) n.º 2679/98 del Consejo, de 7 de diciembre de 1998, sobre el funcionamiento del mercado interior en relación con la libre circulación de mercancías entre los Estados miembros (DO L 337 de 12.12.1998, p. 8)