Unidos Podemos pide en el Parlamento de Estrasburgo el desmantelamiento de los pilares de Unión Europea

PodemosGrande

Los socialistas españoles critican que Podemos e Izquierda Unida muestren en la UE su auténtico rostro una semana después de las elecciones generales.

La Delegación socialista española en el Parlamento Europeo ha denunciado hoy el posicionamiento de los eurodiputados de Podemos e Izquierda Unida, que han presentado y votado a favor de una serie de enmiendas  que supondrían la disolución de la Unión Europea. Han coincidido en su voto con el Frente Nacional, con los euroescépticos y eurófobos.

Las enmiendas presentadas por el Grupo de la Izquierda Unitaria a la Resolución sobre el programa de trabajo de la Comisión para 2017 abogan por derogar el Tratado de Lisboa y el Pacto de estabilidad y crecimiento. Literalmente, la enmienda 22 solicita “la convocatoria de una conferencia intergubernamental por parte del Consejo Europeo para tratar la reversibilidad y la derogación de los Tratados”.

En el terreno de la política de cooperación y seguridad común, Unidos Podemos ha presentado un texto que “rechaza la Estrategia Europea de Seguridad y su política exterior y de seguridad común” y exige que se ponga fin a la cooperación con la OTAN.

En esta Resolución que se ha votado hoy para marcar la posición del Parlamento Europeo ante el programa de trabajo de la Comisión para el próximo año, los miembros de la Izquierda Unitaria han pedido también “la derogación de la legislación relativa a la unión bancaria”, y rechaza la idea de un presupuesto específico para la zona euro.

Estas enmiendas presentadas por el Grupo que integra a Podemos y a Izquierda Unida han recibido únicamente el apoyo del Frente Nacional y las fuerzas eurófobas y euroescépticas de la cámara, por lo cual no han salido adelante. Pero los socialistas critican que a solo una semana de las elecciones en España, en cuya campaña los miembros de la candidatura de Unidos Podemos han dicho defender el proyecto europeo, hayan presentado unas enmiendas que abogan claramente por acabar con algunos de los pilares fundamentales de la Unión, como es el Tratado de Lisboa o la política común de seguridad.