Sergio Gutiérrez: “La UE debe asegurar que todos los europeos, incluso los que pierden su prestación por desempleo, perciben una renta adecuada”

DesempleoGrande

La Eurocámara respalda la propuesta de los socialistas para la creación de un Marco Europeo de Rentas mínimas para reducir la pobreza y la exclusión social.

En la UE hay casi 120 millones de personas en riesgo de pobreza y de exclusión social, alrededor del 25% de la población;  para hacer frente a esta situación, los socialistas reclaman, desde el inicio de la legislatura, la necesidad de una “renta adecuada” para todos los europeos además de una estrategia clara para la luchar contra la pobreza y la exclusión social. Esta mañana, por primera vez, el Parlamento Europeo ha respaldado la propuesta de los socialistas españoles, con la aprobación de una resolución en la que se pide la creación de un Marco Europeo de rentas mínimas.

Durante el debate, el eurodiputado y miembro de la comisión de Empleo y Asuntos Constitucionales, Sergio Gutiérrez, se ha felicitado del consenso alcanzado en favor de una Directiva de rentas mínimas. “Pedimos a la Comisión la creación de un sistema que proteja a las personas que pierden su prestación por desempleo, y que se quedan sin ningún tipo de ingreso”, ha explicado el dirigente socialista. “La CE debe obligar a los Estados miembros a la puesta en marcha de un  sistema de rentas mínimas, con una cuantía mínima superior al 60 por ciento de la renta disponible de las familias de cada Estado miembro”, ha añadido.

Igualmente, la propuesta de los socialistas pide la incorporación de políticas de inserción laboral en aras de conseguir “una sociedad más justa y más decente para la inmensa mayoría de los ciudadanos que esperan de esta Europa algo más que lamentos y algo más que porcentajes, en este caso, de personas que viven en el umbral de la pobreza”, ha declarado Sergio Gutiérrez, alertando de que “los niños, las mujeres, los desempleados, las familias monoparentales y las personas con discapacidad son los más vulnerables”.

Para ello, el informe aprobado establece toda una serie de recomendaciones y requisitos mínimos para dotar a todos los Estados miembros de una renta mínima adecuada que proporcione ingresos suficientes a las personas que la solicitan, mediante apoyo financiero y acceso preferencial a servicios sociales como vivienda, atención sanitaria y educación.