Los socialistas denuncian las maniobras de los eurodiputados del PP para manchar la reputación de España en un momento crucial para la UE

Statement by the candidate for President of the Commission - Statement by the candidate for President of the Commission

La Delegación Socialista Española en el Parlamento Europeo ha denunciado las maniobras de los eurodiputados del PP para manchar la reputación y dañar la imagen y el prestigio de España en las instituciones europeas, en un momento delicado y crucial para la Unión Europea, y pasando por encima de los intereses de la ciudadanía española.

Lamentamos que el odio ciego a un gobierno elegido en las urnas les lleve tanto a intentar debilitar a nuestro país ante la Comisión Europea, extendido una sombra de duda sobre su gestion de esta pandemia, como a sumarse al grupo de países llamados frugales, que son quienes más están cuestionando el Fondo de Recuperación europeo tras la COVID19 y defienden que las ayudas sean en forma de créditos y sujetos a dura condicionalidad.

¿Dónde está ese patriotismo del que tanto hablan los populares? En el marco de la Unión Europea es impensable que un partido de gobierno con representación en la Eurocámara a lo único que se dedique sea a intentar perjudicar al gobierno de su país, aunque eso perjudique gravemente al propio país y a los intereses de la ciudadanía.

Lamentablemente, aquella triste y deleznable cita de uno de sus dirigentes “Que caiga España que ya la levantaremos nosotros” sigue vigente en el argumentario del Partido Popular, dispuesto a utilizar sus escaños en Bruselas únicamente para hacer oposición en el Congreso de los Diputados.  

Primero cuestionaron ante la Comisión Europea la honestidad del gobierno de su país en las cifras de personas fallecidas por la pandemia, luego lo acusaron ante el comisario de Justicia de restringir derechos básicos, pero la deslealtad a sus conciudadanos y la prueba más palpable de que la única patria que defienden es la de sus siglas es su alineamiento con aquellos países que exigen recortes a cambio de ayudas, es decir, que quieren que las personas vuelvan a sufrir las graves consecuencias de los recortes.

Para los socialistas, es evidente que las ayudas deben concederse a los países que más han sufrido la pandemia siguiendo unos criterios de sostenibilidad social, ecológica, digital… y con la condición innegociable del respeto al Estado de Derecho, pero no vamos a permitir que vuelva la troika con su mantra de la austeridad, como hizo en 2008, dejando a las personas más vulnerables por el camino.

Si algo ha demostrado esta pandemia ha sido la importancia de contar con servicios públicos de sanidad, educación y atención a mayores sólidos, y no vamos a permitir que la Derecha vuelva a su política de recortes en lo social. 

Tenemos por delante unas semanas intensas de trabajo en la que se va a definir cómo la Unión Europa plantea una respuesta fuerte y ambiciosa a la crisis. Es el momento de arrimar el hombro y aunar esfuerzos, pensando en las personas que peor lo están pasando.