Clara Aguilera: “Trabajamos por una PAC post 2020 que equilibre las rentas de los agricultores y responda mejor a las crisis de los mercados”

La eurodiputada socialista y vicepresidenta de la Comisión de Agricultura asegura que “todavía hay margen para mejorar aquellos aspectos que se han quedado fuera de esta propuesta, ya que la reforma se decidirá en la próxima legislatura” .

La Comisión de Agricultura y Desarrollo Rural de la Eurocámara ha adoptado las tres propuestas que definirán la agricultura europea durante el periodo 2021-2027: el informe sobre los planes estratégicos nacionales, el informe sobre la OCM Única y el informe sobre financiación, gestión y seguimiento de la Política Agrícola Común (PAC).

“El Plan estratégico es el nuevo instrumento propuesto por la Comisión para aplicar la PAC, un plan cuya elaboración correrá a cargo de cada Estado miembro, antes de ser aprobado por la Comisión Europea”, ha explicado la eurodiputada socialista y vicepresidenta de la comisión de Agricultura, Clara Aguilera. “Hemos trabajado para que se incluyan, con carácter obligatorio para los Estados miembros, los principales aspectos en el ámbito europeo y para evitar que la nueva subsidiaridad reforzada propuesta por la Comisión, nos lleve a una renacionalización de la política agrícola”, ha continuado.

Entre los logros conseguidos por los socialistas e incluidos en la propuesta destaca el refuerzo del papel de la mujer rural. “Por primera vez, la participación de la mujer en la actividad agraria queda plasmada entre los objetivos específicos de la PAC”, se ha felicitado Aguilera.

“Hemos logrado que se incluya, además, de manera explícita, la participación de las regiones, nuestras Comunidades Autónomas, reconociendo el papel activo que deben desempeñar en el diseño y aplicación de las medidas de desarrollo rural del segundo pilar con programas específicos, dentro de los planes estratégicos. También se recuperan, entre las medidas de desarrollo rural, las inversiones para el regadío que la Comisión pretendía suprimir”, ha señalado Aguilera.

Además, en el texto se mantiene la definición de pastos permanentes que abarca el llamado bosque mediterráneo y nuestra dehesa y se añade, por primera vez, la de sistemas agroforestales.

Se establece un límite de ayudas por explotación capping en 100 000 euros y un pago redistributivo en forma de ayuda adicional a las pequeñas y medianas explotaciones. “Sobre el capping queda pendiente la tarea de limitar la posibilidad de que los Estados miembros eludan su aplicación, hecho que seguiremos combatiendo”, ha apuntado la eurodiputada.

Organización Común Mercado
El informe sobre la Organización Común Mercado (OCM) única aprobado por amplia mayoría, propone un refuerzo de las organizaciones de productores, de sus asociaciones y de las interprofesionales y de su papel en la vertebración de los diferentes sectores, especialmente en el de frutas y hortalizas.

Respecto al sector vitivinícola, este informe adapta los requisitos sobre el etiquetado del vino a las demandas del sector y de los consumidores, las calorías se indicarán en la etiqueta y la lista de ingredientes podrá hacerse de forma “inmaterial”.

También, se incluirán en la regulación los vinos de baja graduación y los desalcoholizados en la PAC, siempre que estas bebidas sin alcohol que provengan del vino.Además, se propone que la fecha de finalización del sistema de autorizaciones administrativas del vino se amplié hasta 2050.

“Estamos especialmente satisfechos con la inclusión de normas de estabilización del mercado de las aceitunas y el aceite de oliva que permite a los Estados miembros la toma de determinadas medidas cuando hay situaciones de perturbación de mercado”, ha declarado Aguilera.

“Igualmente, se amplía la lista de sectores que pueden ser objeto de la intervención pública azúcar, ovino, porcino y sector avícola y se introducen medidas para agilizar la respuesta de la CE ante las crisis de mercado”, ha señalado Aguilera.

Esto es una primera propuesta de partida sobre cuya continuidad decidirá el futuro Parlamento, tras las elecciones del 26 de mayo.  “Esto significa que todavía hay margen para mejorar ciertos aspectos rebajados por los votos de la derecha europea, esta rebaja puede poner en peligro su aprobación por parte del futuro PE y no ayuda en nada en la batalla por un presupuesto suficiente y sin recortes para la PAC, que todavía está pendiente de librar el próximo otoño”, ha concluido Aguilera.