Clara Aguilera pide un incremento del Fondo Europeo Marítimo y de Pesca que asegure la competitividad del sector pesquero europeo

La eurodiputada ha presentado una batería de enmiendas para mejorar la propuesta sobre el Fondo para el período 2021-2027, y atender las demandas del sector pesquero y acuícola y la nueva economía azul.

La Comisión de Pesca de la Eurocámara ha debatido hoy la propuesta sobre el Fondo Europeo Marítimo y de Pesca (FEMP). La eurodiputada socialista Clara Aguilera ha pedido que se mantenga el actual presupuesto del fondo para el período 2021-2027, ya que la propuesta actual propone un recorte de 798 millones, un 13% menos que el actual.

Además, Aguilera ha defendido una serie de medidas que “deben introducirse en la propuesta y que ha presentado como enmiendas”.  En ellas, se ha referido a una nueva definición de pesca costera artesanal,  que incluye la actividad marisquera o de captura de moluscos bivalvos. La portavoz socialista pide que se amplíen los factores que determinan su definición además de los 12 metros de eslora. “Se deben tener en cuenta elementos como  la corta duración de las mareas de pesca, la selectividad de la explotación de los recursos, la frescura de los productos, el carácter de microempresas y empresas familiares y su contribución sostenible y enriquecedora para el tejido económico-social y en la identidad cultural”, ha destacado la eurodiputada.

Igualmente, Aguilera defiende la necesidad de mayor apuesta por la inversión en el marco de la nueva economia azul, en la innovación y modernización de la flota y el refuerzo de los Grupos de Acción Local Pesquera (GALP) y las Organizaciones de productores pesqueros (OPP). “Estas cuestiones deben ser prioritarias para el nuevo Marco Financiero en lo referente a la pesca europea, y no debemos olvidar la necesidad de continuar subvencionando los ceses temporales y definitivos para poder atender mejor a la sostenibilidad ambiental y social que se demanda”, ha explicado Aguilera.

“También es imprescindible mantener los recursos necesarios para abordar los acuerdos con terceros países y favorecer la simplificación en la tramitación de las ayudas al sector, ya que el grado de complejidad en el marco actual está haciendo difícil avanzar en su ejecución por parte de los Estados miembros”, en opinión de Aguilera.