Clara Aguilera apuesta por mejorar el reparto de beneficios en la cadena de valor del sector pesquero

PesqueroGrande

Defiende que la optimización de estos procesos puede contribuir a sacarle más partido al producto y a revitalizar la economía de las comunidades pesqueras locales.

Esta mañana la Comisión de Pesca del Parlamento Europeo ha aprobado, con una amplia mayoría de votos a favor, el informe de iniciativa de la socialista española Clara Aguilera sobre la cadena de valor .

El informe trata de aportar ideas sobre qué se puede mejorar para que procesadores y pescadores locales retengan la mayor parte del valor generado. La optimización de estos procesos puede contribuir a sacarle más partido al producto y a revitalizar la economía de las comunidades pesqueras locales. La eurodiputada ha indicado que “es importante optimizar la cadena de valor ya que el producto de la pesca extractiva es cada vez más escaso debido a la tendencia en declive de la actividad, por lo que conviene sacarle el máximo partido”.

Para la socialista española, “que los pescadores y productores locales retengan ese valor puede revertir de manera positiva en las comunidades locales gracias a la presencia en la zona de una actividad económica dinámica, rentable y sostenible. También es importante en términos de empleo, especialmente para fijar población en estas comunidades, atraer gente joven y formada y que el sector sea atractivo”.

El sector de la pesca y la acuicultura en España es el más importante del conjunto de la Unión Europea, con un volumen de producción que supera las 1.258.133 toneladas métricas. El sistema pesquero-alimentario en España genera un Valor Añadido Bruto (VAB) que ronda los 7.800 millones de euros anuales. El empleo generado en torno a este sistema en su conjunto ronda las 150.000 personas ocupadas en nuestro país.

Se trata de un sector en el que el saldo comercial es negativo, pues las importaciones rondan las 1.600.000 toneladas métricas, por un valor próximo a los 5.800 millones de euros.

Nuestro país es el segundo Estado miembro de la Unión Europea en importancia en cuanto a consumo de productos pesqueros, por detrás de Portugal.